viernes, 30 de mayo de 2014

Derecho a la verdad, Centro Nacional de Memoria Histórica




El registro y la conservación de la memoria histórica de un conflicto es necesario para emprender el proceso de recuperación de una sociedad y evitar que gracias al olvido, se repitan los hechos de violencia que la afectaron.

En Colombia, la institución encargada de este proceso de recuperación y registro es el Centro Nacional de Memoria Histórica, “Establecimiento público del orden nacional, adscrito al DEPARTAMENTO PARA LA PROSPERIDAD SOCIAL (DPS), que tendrá como objeto reunir y recuperar todo el material documental, testimonios orales y por cualquier otro medio relativos a las violaciones de que trata el artículo 147 de la Ley de Víctimas y restitución de Tierras. La información recogida será puesta a disposición de los interesados, de los investigadores y de los ciudadanos en general, mediante actividades museísticas, pedagógicas y cuantas sean necesarias para proporcionar y enriquecer el conocimiento de la historia política y social de Colombia”. (Tomado de http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/).

En noviembre de 2013, el Centro Nacional de Memoria Histórica me invitó a participar como historietista de la Edición #0 de la Revista Conmemora, separata que se publicó el domingo 26 de enero de 2014. “Primera separata sobre temas de conflicto y memoria que se publicó en el país, con el objeto de dar conocer  lo que ha sucedido en Colombia narrando las historias del horror de la guerra y las memorias e iniciativas que han surgido para no permitir que lo que ellos vivieron se olvide y nunca se repita”.(Tomado de Revista Conmemora)

En esta grata invitación se me pidió abordar a través de una narración gráfica uno de los procesos que desarrolla el centro, llamado Acuerdos de Verdad. Un mecanismo de memoria histórica no judicial que parte de un acuerdo firmado entre el gobierno y el desmovilizado para que haga un relato de su participación en el conflicto que aporte elementos de recuperación de la verdad y a la construcción de memoria histórica.

Para el desarrollo de esta historieta de tres páginas conté con el invaluable apoyo de la ilustradora manizaleña Maria P., quien se encargó de colorear las tres páginas (Conozca el trabajo de Maria P. en este enlace). Esta historieta es un interesante ejercicio que mezcla los lenguajes del periodismo narrativo y el cómic, para reconstruir a partir de una investigación periodística un proceso desarrollado  por el centro, un relato que  —aunque corto— presenta un recuento real de una de una de las estrategias de mayor impacto que emprende el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Les dejó el enlace a la Revista Conmemora edición 0,  con la invitación de que lean todos los contenidos que aparecen en ella, una polifonía de voces que nos pone en contexto de la realidad de nuestro país.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...