miércoles, 12 de marzo de 2014

Te acuerdas de Cosmos? Volvió!.. en forma de fichas!



El siguiente texto parte de la afirmación hecha por un amigo que dice: “La serie Cosmos, de Carl Sagan, no se hizo para ganar ninguna pelea”.  Esta afirmación, que tomo a manera de pregunta, me lleva a pensar en los paralelos y diferencias que sin duda existen entre las series de 1980 y la de 2014.

¿La serie Cosmos no era para ganar ninguna pelea?

El cosmos de ayer y el de hoy, tienen el mismo objeto en contextos relativamente distintos. Simplificando, los creacionistas de hoy son los protestantes fundamentalistas que en la década del 80 se opusieron a Sagan. La limitada oferta televisiva de contenidos científicos del 70 y 80, se presenta hoy como la sobre oferta de contenidos pseudocientíficos y de dudosa capacidad educativa que existe en canales como Discovery y NatGeo y sus filiales.

El desinterés juvenil por las ciencia es hoy mayor que hace tres o cuatro décadas (por lo menos en el contexto estadounidense), agravado por una cultura geek y nerd de masas, que hoy idealiza una idea superficial de lo científico y que ve en Sheldon Cooper a un hombre de ciencia, cuando es solo un retrato caricaturesco del adulto moderno disfuncional.

Otro punto que me parece interesante y lo que parecen olvidar algunos críticos televisivos treintañeros, es el hecho de que la serie Cosmos de 2014 no está pensado para ellos, su público objetivo son las dos o tres generaciones de niños que nos siguen, son esos niños a los que busca maravillar, no al adulto contemporáneo que alimenta con sus billetes a la cultura de masas que tiene por dioses a los superhéroes enmohecidos de los cómic del siglo XX.

Esta serie es para los niños del siglo XXI y busca hacer hoy lo que hizo Sagan por los niños del 70 y 80. Me parece un lindo esfuerzo con una factura respetable, un atisbo de luz en medio de una oferta televisiva estupidizante.

Pero Cosmos: A Space-Time Odyssey (2014) no es perfecta, ni más faltaba, lo Ideal hubiese sido crear un show enteramente nuevo para Neil Degrasse Tyson y su indiscutible carisma, yo creo que el gran fallo del nuevo programa fue sobredimensionar la gran sombra que proyecta Sagan. Pero en este caso me parece estratégico y atinado el velo de remake que tiene la serie de Neil, sin eso no hubiese generado el impacto que tiene al día de hoy y menos, atraído todas las miradas que se ponen sobre el programa… ese es el juego de la divulgación científica que propone los productores (Seth MacFarlane, Ann Druyan, Brannon Braga y Mitchell Cannold), atraer con lo llamativo para alimentar con el contenido… esperemos que la serie sepa responder a la expectativas que aún genera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...